Oceanica

Música, Cine, Libros, TV...

Mitos griegos

Sab 30 Abr, 2011 GMT

Atenea

Invocación a Atenea

Atenea, diosa inmortal
De Atenas guardiana eterna
El Partenón a ti parece que vuela
Sabia, guerrera y justa en tu moral

Inspira mis actos
Dirige mis pasos
Quiero ser tu réplica más exacta
En ésta mi forma humana

Digna diosa de espíritu de águila enhiesta
Henchida de una altísima soledad esbelta
Invencible
Libre
Independiente y poderosa
Hermosa e intocable rosa
De Zeus la predilecta

A ti te invoco
¡Posee mi alma!

Imagen

Atenea, diosa bajo cuya égida se halla la ciudad de la democracia y las artes: Atenas. Luchó contra Poseidón por el patronazgo de la polis, pero el dios del mar, su tío, golpeó la tierra con su tridente y de ella brotó un caballo para la guerra, y ella la sacudió con su lanza y brotó el olivo, "su emblema", que encarna la paz, y ello le valió el ser escogida como protectora de los atenienses.

El último vestigio en la patriarcal religión griega de las antiguas creencias matriarcales. Zeus padece de fuertes dolores de cabeza, y da a luz a Atenea desde dentro de su propio cerebro. La favorita del padre de los dioses. Diosa de la guerra (no en el sentido de Ares, Atenea rige la estrategia bélica, no la violencia), de la sabiduría y de las artes. Henchida de orgullo y gobernada a su vez por sus propios celos. No soporta que nadie quiera emularla y superarla, y por ello convirtió a la tejedora Aracne en araña cuando la desafió y se jactó de ser mejor que Palas Atenea (llamada también así porque venció heroicamente al gigante de nombre Palas). Otra vez encendida por los celos, cuando Paris de Troya dice que Afrodita es la más hermosa de las diosas olímpicas (aspiraban a dicho título Palas Atenea, Hera y Afrodita), se alía con Hera, ambas furiosas con Paris, y junto con los griegos para provocar la caída de Troya. Afrodita, sin embargo, ayudó a los troyanos.

Adalid de la virginidad e incapaz de enamorarse o sentir deseo por varón alguno, sufre un intento de violación por parte del feo dios de la fragua, Hefesto, del que nace un monstruoso ser al caer su semen en tierra fecundándola inesperadamente, ser que se llamaría Erictonio, mitad hombre y mitad serpiente, y futuro rey de Atenas.



En: Mitos griegos
Permaenlace: Atenea
Comentarios: 3
Leído 1757 veces.



Lun 15 Feb, 2010 GMT

EMPUSA

El vampirismo en la mitología griega: Empusa -hija de la diosa Hécate

Curiosamente, en la mitología griega hallamos sólo figuras femeninas vampíricas. Desde la ominosa Lamia (con la que las madres asustaban a los niños para que comieran: "Come, o Lamia vendrá a chuparte la sangre") hasta las Empusas, hijas de la diosa de la hechicería, Hécate, siendo la más famosa de ellas, EMPUSA.

De la Wikipedia:

La Empusa (en griego, Ἔμπουσα) es una criatura fantástica del folclore griego antiguo, identificada a veces con Lamia.

(...)

Le agrada merodear por parajes desiertos, sobre todo cuando hay luna llena. En la Vida de Apolonio de Tiana de Filóstrato una Empusa toma forma humana para seducir a un joven estudiante de filosofía, Menipo. Por fortuna, Apolonio se ocupa de desenmascararla y ella acaba admitiendo que se dedica a cebar a jóvenes ardientes e ingenuos para, después de acostarse con ellos, beber su sangre y devorarlos.

El episodio de la Vida de Apolonio, conocido como La novia de Corinto, ha inspirado a varios autores, como John Keats. Este último le dedicó uno de sus poemas narrativos, Lamia.



En: Mitos griegos
Permaenlace: EMPUSA
Comentarios: 8
Leído 2285 veces.



Vie 06 Mar, 2009 GMT

LA DIOSA DE LA DISCORDIA

Me he acordado de un capítulo de Xena, "La princesa guerrera", en el que salían Ares, dios de la guerra, y su hermana gemela ErisImagen

Si Ares no gozó ni siquiera del cariño de sus padres y mucho menos de la comprensión de alguno de sus múltiples compañeros del Olimpo, su hermana Eris o Eride tampoco le animó a que lo intentara. De hecho, los griegos colocan a su gemela en la misma escala de malicia que a Ares. Ella es la que crea las numerosas desavenencias entre los dioses y los humanos, ya que Eris o Eride es la diosa que representa la discordia.

Su tarea es la elaboración de rumores, de inquinas, de celos. Su trabajo consiste en hacer que las malas artes de su imaginación y su experiencia creen esos mensajes voluntariamente envenenados que se transforman en causas remotas de las guerras y de los odios, como semillas bien colocadas por la malsana habilidad de la siempre presente hermana. Uno de los ejemplos más conocidos de estas artimañas es la que utiliza para acabar provocando la guerra de Troya. Todo comienza con la boda del mortal Peleo con Tetis, ninfa marina. Supuso todo un acontecimiento entre los moradores del Olimpo porque un oráculo había anunciado que Tetis tendría un hijo más glorioso que su padre: Aquiles, el mejor de los guerreros griegos. Ofendida por no haber recibido invitación para la boda, la diosa Eris o Eride envió una manzana de oro al banquete nupcial, con la siguiente inscripción: "para la más bella". (...)

"(...)los gemelos, una vez que han crecido, tienen sus propios hijos que también siguen su misma trayectoria. El siniestro grupo de sus hijos respectivos está formado por Enio, la hija de Eride, divinidad de la guerra, y los dos hijos varones de Ares, que además son escuderos de Enio: Deimos, personificación del espanto y Fobos, representación del miedo.

Hay que decir que tan mala era la fama de los hermanos guerreros Ares y Eride, que los griegos adjudicaban a la pareja un origen tracio para subrayar que se trataba de dioses propios de esta lejana comarca rústica y primitiva. Era como si con ello quisieran evitar la responsabilidad de aceptar en el Olimpo a unas divinidades tan poco afortunadas, tan poco dignas de ser atenienses.

Fuente: http://www.galeon.com/mitoinfo/aficiones511839.html
Ares, en "Xena"Imagen
ya que estamos en el año de la Astronomía...

ERIS: planetoide enano descubierto como objeto transneptuniano

Imagen

Descubierto bajo la sigla 2003UB313 y llamado provisoriamente Xena, por el equipo de astrónomos californianos en Monte Palomar de Michael Brown que fué quién propuso ahora su nuevo nombre definitivo de Eris.

El nombre de ERIS fue propuesto por Brown en la Asmblea de la Unión Astronómica Internacional, UIA donde también fue nominado a Plutón como planetoide enano después de una polémica discusión entre sus miembros, siendo apenas más grande que Plutón y es clasificado como el décimo en el sistema solar al igual que a Ceres el tercero en su categoria de planetoides enanos. Según los astónomos la determinación de enano se dá al cuerpo grande que su propia gravedad le genera su forma esférica, pero no lo suficiente masivo para crear su propio espacio vacío en sus cercanías en el cinturón de Kuiper. Eris es nombre de la diosa griega de la discordia y la contienda. Ella despertó los celos y la envidia para provocar la lucha y el enfado entre los hombres al igual de lo que despertó la polémica en el seno de la comunidad de astónomos, su luna de Eris, anteriormente conocida como S/2005 (2003 UB313) 1 y ahora conocida técnicamente como (136199) Eris I, se ha denominado Dysnomia que es el espíritu demoníaco del desorden. Eris tiene un diámetro de 2.400 kilómetros y está actualmente a 97 medidas astronómicas del sol, es decir, 14.000 millones de kilómetros, cerca de su posición más alejada de esa estrella.

http://www.noticias.com/articulo/04-10- ... -573e.html





Christina Aguilera - Fighter


En: Mitos griegos
Permaenlace: LA DIOSA DE LA DISCORDIA
Comentarios: 16
Leído 12004 veces.



Sab 21 Feb, 2009 GMT

Las diosas de cada mujer

Las diosas de cada mujer

Hubo un tiempo muy lejano, en que Dios era mujer. Gaia para los griegos, Hathor en Egipto, Eda entre los escandinavos... la Diosa adquirió mil formas y nombres, pero se halla presente en el origen de todas las culturas. El gran poder de la Diosa residía en que presidía el principio femenino de la Creación, asociado al misterio de la procreación. En los primitivos contextos animistas, donde se desconocía el papel del varón en la reproducción, esta facultad se atribuía a una causa sobrenatural. De ahí que la Diosa simbolizara la capacidad de transformar, de dar vida. Por ello, la mujer era la medida de todas las cosas. Sus ciclos menstruales se relacionaban con los ciclos lunares, que claramente incidían en fenómenos naturales como las mareas.


El matriarcado legó esta religiosidad a la sociedad patriarcal posterior y así se prolongó su vigencia en la antigüedad. En su visión, todo estaba unido. La mujer transformaba, creaba y nutría, pero también necesitaba la energía masculina para hacer alquimia. Hombre y mujer eran la integración de dos poderosas energías cósmicas conectadas: acción y sentimiento, razón y magia, amor y sabiduría. Esto es, según Olga Escuder, psicoterapeuta transpersonal, lo que barre y aniquila más tarde la evolución histórica del patriarcado al desacralizar el principio femenino y subordinarlo al masculino, generando una herida en el hombre y en la mujer. A partir de cierto momento, como nos explica, «hombre y mujer reprimen respectivamente sus energías femeninas y masculinas internas, haciendo que la acción y el sentimiento vivan desconectados en sus almas».


Pero la conexión de las dos vertientes es posible, puesto que el poder de la Diosa vive en cada mujer, en forma de cualidades arquetípicas, según sostiene Chris Waldherr en La diosa dentro de ti (Robin Book, 1998). La toma de conciencia y el desarrollo de estos arquetipos internos, que son las diosas (y dioses), así como su armonización, conducen a la mujer (como le ocurre al hombre) a la plenitud psíquica, pues habrá logrado integrar a sus deidades interiores con todos sus rasgos.


Cada humano, hombre o mujer es un ser completo, como una bola facetada de cristales que contiene todas las deidades. Por distintas circunstancias, se activan unos u otros arquetipos; es decir, aunque una mujer se identifique con una energía femenina determinada, podrá potenciar más otras por efecto del entorno familiar cuando es una niña, o los de la sociedad siendo adulta. Así aunque una niña sienta una fuerte presencia de Artemisa, la diosa de la naturaleza, independiente y feminista, si sus padres la educan para que sea dulce como la miel, ella, para ser aceptada, se entregará a Perséfone, la doncella sumisa y complaciente, reprimiendo el arquetipo dominante de su psique. La sociedad es otro factor que fomenta algunas diosas y condena a otras. Tradicionalmente, las diosas potenciadas eran Perséfone, la hija, Hera, la esposa y Démeter, la madre. Afrodita, la deidad del amor, fue condenada como «la prostituta». Ahora, con los logros feministas, las diosas más reconocidas son Atenea, arquetipo de la mujer triunfadora, Artemisa y Afrodita.


Por otro lado, las fases por las que pasa una mujer en su desarrollo también son causa de la activación de diferentes arquetipos. De esta manera, en su adolescencia puede ser una Perséfone, la doncella sin metas claras, conectada con sus sentidos y a la espera de venga algo o alguien capaz de arrebatarla, y cuando sienta su sexualidad y empiece a tener relaciones con distintos chicos surja en ella la bella Afrodita, que le dará la capacidad de enamorarse



En: Mitos griegos
Permaenlace: Las diosas de cada mujer
Comentarios: 8
Leído 18751 veces.



Lun 02 Feb, 2009 GMT

LA ATLÁNTIDA

La Atlántida es un mito que tiene su origen en Platón. Pero el filósofo (que es el filósofo que más me gusta a mí de toda la Historia de la Filosofía. Su grandeza es tal, -no sé si habéis leído "El mundo de Sofía", de Jostein Gaarder- que siendo predecesor de Aristóteles era mucho más moderno, pues llegó a decir que el que un Estado estuviera regido sólo por hombres era tan absurdo como hacer gimnasia sólo con la mitad del cuerpo; insistió sobremanera en sus escritos en que la mujer tenía que ser instruida y liberada de las tareas domésticas. Llegó tan lejos que hasta creía firmemente que debía ser el Estado el que educara y formara a los niños para que las mujeres pudieran primero estudiar y luego co-gobernar la polis. En fin: huelga decir que "adoro a Platón", literalmente además. Con razón hace poco se popularizó ese libro "Más Platón y menos Prozac") estaba como convencido de que era verdad lo que narraba: o sea, él no lo relataba como un mito. Para nada.

De la Wikipedia:

Atlántida (en griego antiguo Ατλαντίς νησος, Atlantis nesos, ‘isla de Atlas ’ ) es el nombre de una legendaria isla desaparecida en el mar, mencionada y descrita por primera vez en los diálogos Timeo y el Critias , textos del filósofo griego Platón .
La precisa descripción de los textos de Platón y el hecho que en ellos se afirme reiteradamente que se trata de una historia verdadera, ha llevado a que, especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XIX, se propongan numerosas teorías sobre su ubicación. A pesar de ello, la mayoría de los historiadores opinan que la Atlántida, tal y como la describe Platón, nunca existió. No se descarta, sin embargo, que tras la leyenda pueda haber un fondo de realidad histórica.
Mi opinión: no creo que existiera, pero pienso que como toda leyenda debe tener un trasfondo real (como apunta la propia Wikipedia). Precisamente por eso las leyendas son leyendas. Es que tenemos un problema con los historiadores griegos: mezclaban realidad y fantasía. Los griegos eran así. Los posteriores historiadores romanos, tan pragmáticos, se sorprendían con la historiografía griega: era casi imposible discernir hasta dónde llegaba la fantasía y desde dónde empezaba la realidad o al revés. Los griegos eran idealistas per se.
Un ejemplo de que toda leyenda puede tener un origen real es el de Troya: hasta llegar el siglo XIX no se descubrió que Troya había existido... Como los griegos eran tan fantásticos, se pensó durante tantos siglos que Troya era un invento. Cita: "
A lo largo de los siglos Troya había sido entendida como un lugar mítico inexistente, negándose su realidad, hasta llegar el siglo XIX y una figura: Heinrich Schliemann cuyo nombre está unido a la Troya mítica. Su empeño personal le permitió encontrar un hallazgo similar al que hubiera supuesto el descubrir la Atlántida." (Fuente: http://personal.telefonica.terra.es/web/cepmotril/ ) Con los griegos siempre pasa igual... ¿Existió Hiperbórea? ¿Existió esto, lo otro o lo de más allá? ¿Existieron esas Islas famosas de los Bienaventurados, en las que siempre era verano, según los helenos?
Platón describía muy minuciosamente la Atlántida. Tanto, que se han podido pergeñar hasta imágenes:






Artículo muy bueno, a mi juicio. Copio y pego. Fuente al pie:
¿leyenda o realidad?
por Fanny García (Hipocampo)


l respecto al continente perdido de la Atlántida se barajan muchas hipótesis, pero la teoría más aceptada es que esta importante civilización fue desvastada por una gran erupción volcánica.
Se dice que el nombre de Atlántida fue dado en honor de su primer gobernante, Atlas, uno de los hijos de Poseidón que se rebeló contra los dioses y fue condenado por Zeus a cargar sobre los hombros la bóveda del cielo.
Aunque no existe ningún hallazgo arqueológico que avale su existencia, existe una larga lista de lugares potenciales que se disputan las coordenadas en las que pudo existir este continente y su civilización.
Toda la leyenda de la Atlántida surge de una misma fuente: " Los diálogos de Platón ". En dos de estos diálogos, mantenidos por Platón con Critias y con Timeo, se hace una descripción bastante exhaustiva sobre la Atlántida, su geografía, sus habitantes y su forma de vida. Platón asevera en sus "diálogos" que esta historia les fue relatada por el sabio griego Solon, quien a su vez la recibió de un sacerdote egipcio.
Se describe como una historia genuina la narración acerca de un pueblo originado por los dioses que habitaba en una gran isla situada más allá de las Columnas de Hércules (actualmente el Estrecho de Gibraltar) y que superaba en superficie a Asia y Libia juntas.
Según este relato, el poderío de los gobernantes atlantes alcanzaba gran parte de Europa y de Egipto pero cometieron el gran error de pretender someter a los atenienses, quienes triunfaron finalmente sobre los invasores (no es extraño, considerando que Platón era griego) a la vez que liberaron a los otros pueblos sometidos. Al cabo de un tiempo, intensos terremotos y grandes inundaciones acabaron con la Atlántida (y con los gloriosos guerreros atenienses) en un solo día.
En los Diálogos también se describe como vivía la civilización atlante con bastante detalle. Esta civilización tuvo su origen en la unión del dios Poseidón con una mortal llamada Cleito. El amor de Poseidón por Cleito era tan grande que, para protegerla, aisló la isla de todo cuanto la rodeaba por medio de dos anillos de agua y tres de tierra, fosos inundados y muros alternados. Convirtió así el centro de la isla en un círculo.
El suelo de la isla era inmensamente rico, y con el se edificaron templos y palacios de gran hermosura y magnitud, a la altura de sus moradores. También construyeron puertos y dársenas para los barcos que transportaban mercancías procedentes de todo el mundo y construyeron un gran canal que, partiendo desde el centro de la isla, desembocaba en el mar.
Cada una de las provincias en que se dividía la Atlántida estaba gobernada por un rey, y todos ellos seguían la ley de Poseidón, escrita en una columna de oro y cobre erigida en medio de la isla. Los habitantes que en un principio vivían y pensaban de acuerdo a la ley, iniciaron su decadencia tras comenzar a mezclarse con los mortales, por lo que Zeus decidió castigarlos.
Para atenernos al rigor histórico, la heroica hazaña bélica en la que los atlantes fueron derrotados por los atenienses tuvo lugar, según el sacerdote egipcio, hace más o menos unos 9.000 años. Como Solon vivio alrededor del año 640 a.C. podríamos deducir que la Atlántida alcanzo su mayor apogeo aproximadamente en el año 10.000 a.C.
Del origen de esta civilización no se tiene conocimiento alguno; ahora bien, es necesario admitir que los principales datos de la existencia real, o no, de la Atlántida provienen de un relato sobrecargado de leyendas, y que éstas suelen encerrar una veracidad que ha soportado una considerable deformación, pero que cuya búsqueda no resulta del todo irrealizable.
Tampoco debemos olvidar que los mitos griegos (donde aparecen las leyendas atlantes), fueron imaginados y/o creados por la gente que vivía en regiones que mantenían estrechos contactos con la Creta Minoica (una superpotencia económica y política de la antigüedad), de hecho, los cretenses tenían sometidos a los atenienses.


¿Dónde está la Atlántida?
Podemos así apreciar que existe gran similitud entre la isla de Creta y la Atlántida, además, ocurrió un hecho muy significativo: la gran explosión del volcán de la Isla de Thera (hoy en día Santorini) que tuvo lugar aproximadamente en el siglo XVI a.C.
Los geólogos americanos Shenk y Stanley encontraron restos de la gran explosión de Santorini al analizar restos volcánicos en el río Nilo. Unos vulcanólogos daneses encontraron restos de este volcán en Groenlandia, a unos 3000 Km. de distancia. La hipótesis de la explosión se ve avalada por algunos relatos bíblicos; para algunos conocidos investigadores, la separación de las aguas del Mar Rojo y el ensombrecimiento del cielo en Egipto fueron la consecuencia directa de la erupción volcánica de la isla de Thera.
También los chinos afirman, en algunos manuscritos antiguos, que durante el reinado del emperador Xieh, los campos del cálido valle del Río Amarillo aparecían cubiertos diariamente por escarcha. Después de las erupciones de los volcanes Laki (Islandia, 8 de julio de 1783) y Tambora (Indonesia, 5 de abril de 1815) parece ser que ocurrieron fenómenos similares.
Indudablemente la catástrofe de Santorini no es única. Un caso similar ocurrió con el volcán Krakatoa (al suroeste de Indonesia, entre Java y Sumatra) el 26 de agosto de 1886. El gran estallido de este volcán produjo una ola colosal que destruyó las costas de Java y Sumatra, de la misma manera que el volcán de Santorini podría haber aniquilado la civilización atlante.
Pero existen otras coordenadas que se diputan con Santorini la ubicación del reino perdido:

La Isla de Pharos (frente al delta del Nilo)

La cordillera del Atlas (conjunto montañoso al Norte de África)

La desaparecida civilización de Tartessos (en las proximidades de Cádiz)

El antiguo lago de Tritonis (hoy, marismas de Chott el Djerid y Chott Melrhir)

Hay quien señala a los guanches, los primitivos habitantes de Canarias, como los descendientes de los atlantes, basándose en que las momias guanches son de elevada estatura. Pero si se recurre a la antropología, queda claro que los guanches procedían de las costas africanas.
El escritor griego Plutarco (c. 50 d.C.) sugiere que la Atlántida podría buscarse en Escandinavia (la región del norte de Europa que comprende Dinamarca, Noruega, Suecia, Finlandia e Islandia).
También se menciona la Atlántida en la zona del Canal de Korinthos, una brecha de 6,3 Km. abierta a través del istmo del mismo nombre, que une el Peloponeso con el resto de Grecia; una zona muy propensa a los terremotos.
Si mencionamos a Tartessos (comarca al sur de España), también allí se dan muchísimas coincidencias con lo descrito acerca de la Atlántida, lo que nos haría situarnos en el Océano Atlántico.
Hay infinidad de autores que han escrito y especulado sobre el Continente perdido, vale la pena mencionar:

Platón (Filosofo, 427 a.C.)

Macrobio (filosofo, escritor y político, 400 a.C.)

Plutarco (50 a.C.)

Proclo (filosofo griego, Constantinopla 412)

Julio Verne (escritor francés, Nantes 1828)

Jacinto Verdaguer (poeta español en lengua Catalana, Folgarolas 1845)

José Ortega y Gasset (filosofo español, Madrid 1883)

Juan G. Atienza (Filólogo, Valencia 1930)

Más información
El lector puede recabar más información de las siguientes páginas de Internet:

http://www.fortunecity.es/poetas/cuentos/136/Tierras/S_Palabras/MitosLeyendas/5401_%20La_Atlantida.htm

http://leyendasymitos.iespana.es/leyendasymitos/mito9.htm

http://tochtli.net/atlantida.html

http://perso.wanadoo.es/getn/mitos/TLANTIDA.htm

http://www.inexplicado.com/civiliza/atlanti.htm

http://www.argemto.com.ar/atlantida.htm

http://www.oya-es.net/reportajes/atlantida.htm

http://paradigmas.8m.com/mitos.html

Fuente: http://marenostrum.org/bibliotecadelmar/mitologia/atlantida.htm

Vídeo YouTube recomendable:

http://es.youtube.com/watch?v=utiTSLSi_Sg



En: Mitos griegos
Permaenlace: LA ATLÁNTIDA
Comentarios: 4
Leído 7509 veces.



Jue 29 Ene, 2009 GMT

Morfeo

En la mitología griega , Morfeo (en griego antiguo Μορφεύς, de μορφη morphê, ‘forma’) es una deidad onírica . Es, según ciertas teologías antiguas, el principal de los Oniros , los mil hijos engendrados por Hipnos (el Sueño) y Nix (la Noche). Era hermanastro de Tánatos (la Muerte).

Era representado con alas que batía rápida y silenciosamente, permitiéndole ir volando a cualquier rincón de la Tierra velozmente. Morfeo se encargaba de inducir los sueños de quienes dormían y de adoptar una apariencia humana para aparecer en ellos, especialmente la de los seres queridos (de ahí su nombre), permitiendo a los mortales huir por un momento de las maquinaciones de dioses.

Fue fulminado por Zeus por haber revelado secretos a los mortales.

Imagen:Guerin Morpheus&Iris1811.jpg

Morfeo e Iris, de Pierre-Narcisse Guérin (1811).

¿Por qué El Sueño de Morfeo?

Morfeo tarbajaba por las noches fabricando sueños, así que no podía dormir y su sueño era imposible.
David, Juan y Raquel tenían un sueño, sacar discos y triumfar, pero para entonces era un sueño imposible para ellos.

Ahora ya son Nº1 en las listas, han triumfado y lo seguirán haciendo. Su sueño se ha hecho realidad.

De su nombre proceden:

  • La palabra morfina , por sus propiedades para inducir al sueño
  • La expresión «estar en los brazos de Morfeo», que significa ‘soñar’ y por extensión ‘dormir’ o viceversa.

El sueño de Morfeo: "Y ésta soy yo"



En: Mitos griegos
Permaenlace: Morfeo
Comentarios: 7
Leído 7455 veces.



Mie 21 Ene, 2009 GMT

Céfalo y Procris

CÉFALO Y PROCRIS
Antes de caer en las redes de Eos (Aurora), y es que los mitos tienen mucho de culebrón, Céfalo estaba casado con Procris, una de las ninfas de Diana. Aurora envidiaba su felicidad conyugal, pues ella, con su anciano esposo al lado, se sentía completamente sola. Trató infructuosamente de competir con su rival, pero el amor del matrimonio del cazador y la ninfa era demasiado grande.
Durante el cálido estío, Céfalo descansaba tras sus jornadas cinegéticas en algún umbroso lugar, y entonces invocaba a la brisa, al dulce aire para que acudiera a refrescarlo. Eos sabía de esta costumbre y aunque conocía perfectamente la inocencia de la misma, pues Céfalo sólo llamaba al aire para sofocar su calor, engañó a su mujer y provocando sus celos, le hizo creer que Céfalo se encontraba con una joven muchacha en la soledad del bosque…
Hay una canción d un grupo español, “La Unión”, que evoca el poder que esta emoción puede llegar a alcanzar sobre una persona (“Fueron los celos, y no yo, si de algo soy culpable es de amor… Sólo pretendía guardar algo de mi posesión…”). Como ocurre con las fábulas, de los mitos también puede extraerse frecuentemente una moraleja.


Procris se escondió para comprobar por sí misma lo que le habían contado, y fue sólo escuchar “Dulce aire, ¡ven!” y creer que tales palabras eran la prueba definitiva de su infidelidad, se desmayó súbitamente. Céfalo sólo escuchó el estrépito de su caída y creyendo que se trataba de una bestia salvaje dispuesta a atacarlo, lanzó su jabalina de cazador en mitad de la espesura, atravesando el corazón de su mujer. Oyó entonces la voz agonizante de su amada y se acercó a ella, dando tiempo a aclarar la verdad antes de que expirara, con lo que Procris murió con la felicidad de saber que su amor era verdadero.
Céfalo nunca supo de la torticera intervención de la diosa del amanecer en el luctuoso final de su matrimonio. Visitaba con frecuencia el monte Himeto para huir de su sentimiento de culpa y estar completamente solo. Aunque cayó en los brazos de la atractiva Aurora, refugiándose en su joven y sinuosa figura, nunca olvidó a su esposa. Así, cuando cerraba los ojos y besaba a Eos, soñaba que era su adorada Procris, de nuevo viva entre sus brazos.
Como la famosa canción del italiano Nek, “Laura no está, y no la olvidaré en tu piel… Es enfermizo, sabes que no quisiera, besarte a ti pensando en ella. Esta noche inventaré una tregua, ya no quiero sufrir más, contigo olvidaré su ausencia. Y si te como a besos, sabrás que sólo Laura es dueña de mi amor…”. Procris, aun desparecida de la tierra, siempre tuvo todo el amor de Céfalo para ella.



En: Mitos griegos
Permaenlace: Céfalo y Procris
Comentarios: 7
Leído 6695 veces.



Vie 16 Ene, 2009 GMT

CLICIA

CLICIA.

La joven ninfa Clicia se enamoró de Apolo, el dios Solar, y éste, a su vez, también le quiso. Apolo tenía todos los atributos imaginables para volver loca de amor a una mujer, pues era atractivo, inteligente y con una gran personalidad. Pero pronto dejó de interesarse por Clicia para atender a otras conquistas. La muchacha lloró amargamente durante largos e interminables días, pues ella sí era estable en sus emociones, y siempre amaría a Apolo, hasta el fin del propio Tiempo, y nunca podría querer a otro en su lugar. Como la canción de Sinead O´Connor: “Nothing compares to you” Nothing Compares To You - Sinead O'Connor
, para ella nada podía compararse con su adorado Sol. Tal era su abatimiento que viajó sola por la ancha Tierra hasta llegar al más extenso y ardiente desierto que jamás ojos humanos contemplaron. Allí se alimentó de pobres e insignificantes alimentos y dio satisfacción a su sed con las gotas del rocío matutino contemplando curiosa la bóveda celeste para ver el carro del Sol de su adorado Apolo. Todas las noches repetía la misma oración a los Dioses del Olimpo: no dejar de contemplar nunca el rostro de su amado. Los dioses se apiadaron de ella, y pronta a expirar, la convirtieron en una hermosa flor, cuya corola se movía siempre en dirección a la luz del sol. Su nombre: el girasol.

SONETO DE INVIERNO

Pasan los días: azul monotonía
¿Y por qué no gris? Porque el cielo no quiere
La Naturaleza siente y no siente
No te siente: ella te desafía

Telúrica te sostiene y te envía
A despertar con ella: ser celeste
Mortal que sueña con ser trascendente
Firmamento azul: eternidad... ¿Fría?

Cegador Apolo invernal en lo alto
No mires arriba: ansiosa Clicia
Anhelante del calor del verano

Quédate abrigada aunque tibia
Recuerda: Todo pasa y nada en vano
La vida trascurre en calma... Respira

M.F

NO SERÉ CLICIA

No encontrará nadie en mí a Clicia, al sol rendida
Mi orgullo es mi escudo de plata
Y aunque se agriete mi alma
Me quedo con mi luna, mi noche y las rimas.

Me quedo entre los nuevos sueños
que la oscuridad alimente
En ellos libres son los vuelos
sin control de la mente

M.F



En: Mitos griegos
Permaenlace: CLICIA
Comentarios: 9
Leído 4257 veces.



Mar 16 Dic, 2008 GMT

ASTREA (Mitos griegos)

Astrea o Iustitia, hija de Zeus y Temis, vivió entre los mortales durante la segunda regencia de Chronos (Saturno). Viendo que la maldad se extendía entre los hombres, se retiró del mundo junto a su hermana el Pudor y se convirtió en constelación con el nombre de Virgo.

En la Wikipedia:

En la mitología griega , Astrea (en griego Αστραια Astraia o Αστραιη Astraiê, ‘la estrellada’, o también Αστραπη Astrapê, ‘relámpago’; en latín Astraea ) era la diosa virgen que llevaba los rayos de Zeus en sus brazos.

Astrea era hija Zeus y Temis , siendo pues una titánide y personificando junto a su madre a la justicia.

Fue también la última inmortal que vivió entre los humanos durante la Era dorada de Crono , abandonando la tierra en último lugar cuando ésta se envileció en la Era del bronce . Zeus la subió al cielo, situándola entre las estrellas como la constelación Virgo , y la balanza de la justicia que llevaba en las manos se convirtió en la cercana constelación Libra .

Se representa a Astrea como una diosa alada con una aureola brillante, que porta una antorcha (todos estos son atributos de una diosa de las estrellas) y los rayos de Zeus.



En: Mitos griegos
Permaenlace: ASTREA (Mitos griegos)
Comentarios: 5
Leído 6123 veces.



Sab 28 Jun, 2008 GMT

Atalanta e Hipómenes

ATALANTA E HIPÓMENES.

La princesa Atalanta era una apasionada de los bosques y las montañas. Le gustaba correr, y el entrenamiento continuo hizo que ni el viento pudiera alcanzarla; tal era su ligereza y velocidad. Tuvo multitud de pretendientes, y de acuerdo con su padre el Rey, decidió que sólo se casaría con aquél que la ganara en carrera, si bien quien perdiera frente a ella recibiría una justa muerte. Habían ya perecido muchos cuando el joven, apuesto y listo Hipómenes se enamoró de la bella e inasequible princesa. Acudió a Venus para pedirle ayuda, y la Diosa, conmovida por la magnitud de su amor le entregó misteriosamente tres relucientes manzanas de oro, con la promesa de revelarle que debía hacer con ellas una vez se iniciara la atlética competición. Atalanta siempre concedía cierta ventaja al principio a su rival, a fin de que su victoria fuese aun más aplastante. Venus, conocedora de este detalle, indicó a Hipómenes, al que la princesa dejó salir antes, para que dejara caer la primera áurea manzana al suelo. La veloz corredora se quedó deslumbrada ante el brillo luminoso y dorado de la bella fruta, y se detuvo para recogerla. Hipómenes, con aguda inteligencia, midió bien los tiempos en que debía dejar caer las otras dos manzanas, que produjeron el mismo efecto en su amada contrincante, dándole la ventaja necesaria para ganar la carrera. Atalanta, que no conocía el amor, miró a los cálidos ojos azules de Hipómenes, navegando por el oleaje de pasión que contenían. Él la envolvió en un cerrado abrazo, hasta que el corazón de Atalanta latió a más velocidad aun que sus piernas en las carreras. ¿Alguien puede escapar al amor, si es ése su destino final, por más rápida que sea su huida?. Se casaron y fueron siempre dichosos.


Emmanuel - La chica de humo


En: Mitos griegos
Permaenlace: Atalanta e Hipómenes
Comentarios: 27
Leído 6268 veces.



Jue 19 Jun, 2008 GMT

Pigmalión

PIGMALIÓN.

“My fair lady”, es una película americana protagonizada por Audrey Hepburn, que trata de un profesor que se enamora de una chica pobre e inculta tras trasformarla en todo lo contrario: una dama elegante y con conocimientos. Pues bien, esta cinta está inspirada en esta historia.


Pigmalión era el rey de la isla de Chipre. Tenía un ideal de mujer que no hallaba en la realidad, por lo que renunció a casarse y se dedicó a su trabajo en cuerpo y alma (era escultor, además de sacerdote).


Con el concepto de mujer que tenía en su mente, esculpió una bellísima estatua a la que puso de nombre “Galatea”. Todos los días admiraba su obra, y sin saberlo se enamoró de la misma. Por las noches soñaba que al día siguiente Galatea cobraría vida, pero al despertar una vez más sólo veía la fría y preciosa escultura.


Rezó a la Diosa del Amor una noche para que, y a la mañana siguiente la imagen se había hecho de carne y hueso. Se había convertido en realidad: Se trataba de la mismísima Venus (o Afrodita, para los griegos), que le dijo estas palabras:
“Mereces la felicidad. Aquí tienes la reina que has buscado. Ámala y defiéndela del mal.”


Se ha hablado mucho entre los expertos en psicología del llamado “efecto pigmalión”. Algo parecido al pensamiento de los budistas, que sostiene que “todo está hecho de mente”. Este mito significa que las expectativas, los deseos, son susceptibles de transformarse en realidades. Así, de lo que se trata es de no perder la ilusión en aquellos que tenemos a nuestro alrededor, en no perder la fe en ellos ni en sus posibilidades, para que así se realicen, se vuelvan realidad.




En: Mitos griegos
Permaenlace: Pigmalión
Comentarios: 5
Leído 3802 veces.



Lun 09 Jun, 2008 GMT

Sísifo

Sísifo fue un criminal despreciable: mientras fue rey de Corinto, abusó de su poder, robó, asesinó, engañó a los dioses.... Su conducta fue castigada en el Tártaro, donde fue condenado a llevar rodando una enorme rueda de piedra hasta la cima de una colina muy alta y empinada: tan pronto llegaba a la cumbre, creyendo su tarea ya realizada, la roca se escapaba de sus manos y caía de nuevo abajo, hasta el pie de la colina, obligándole a empezar de nuevo: "A través de nubes de polvo y con el sudor descendiendo a chorros"(Homero). Para los filósofos existencialistas Sísifo representa el absurdo de la existencia humana. Cuántas veces en nuestra vida nos hemos sentido así tras cualquiera de nuestros pequeños o grandes naufragios: otra vez a empezar de cero, de nuevo subir la piedra a lo alto de la montaña y otra vez verla caer ante nuestros ojos: dolorosa sensación de "deja vu".
Una vez leí en un libro que un niño nunca se cansaba de rehacer su muralla de arena en la orilla cada vez que una ola se la tiraba, y pensé que todos éramos capaces de hacer lo mismo. Leí en otro "que un éxito bien vale 100 fracasos".

Se puede, siempre se puede un poco más.



En: Mitos griegos
Permaenlace: Sísifo
Comentarios: 6
Leído 4849 veces.



Sab 29 Mar, 2008 GMT

Medea

Medea era una princesa hechicera, y virgen que herida en el corazón por la implacable flecha de Eros, cayó rendida de amor a los pies de un apuesto extranjero, Jasón.

Gracias a su magia, Jasón venció al fuego y resistió al hierro, saliendo airoso de todas sus arduas empresas. La enamorada Medea durmió con sus cánticos al mismísimo vellocino de oro, facilitando así a Jasón (el protegido de la diosa Hera) su conquista.

Él le prometió matrimonio, y juntos huyeron. Pero llegados a Corinto, se prendó de la hija de su Rey, Creusa, y con ella fue con quien prometió desposarse.

El amor de Medea por Jasón no tenía medida, era pura locura sin razón. Ante la traición y abandono de su amado emprendió una terrible venganza: regaló un hermoso traje a su prometida Creúsa, que mientras se miraba al espejo con él puesto ardió en llamas y expiró. No se detuvo ahí, y loca de ira y de rabia, asesinó a los dos hijos que tenía en común con Jasón, derramando su sangre inocente sin piedad.

Ya no sabes quién eres
Tu pasado y tu futuro hoy perecen
Medea has llegado tan lejos
que los dioses no oirán ya tus ruegos

Eros te hirió tu corazón de virgen
Jasón fue tu desvelo y tu obsesión
De todo lo que pasó origen.
Y su promesa de amor: ingrata traición.

Por ella, Jasón, fuiste invencible al fuego
De las más arduas empresas saliste vencedor
También resistente su magia te hizo al hierro
Pero jamás sus hechizos ganaron tu amor.

Te ofreciste Jasón a tomarla por esposa
Y Medea contigo, el héroe, huyó.
Pero al conocer a Creúsa, bella rosa,
olvidado del juramento pactaste con ella fiel unión.

¡Oh Medea muerta de amor, loca!
Regala la muerte camuflada en vestido
a la ingenua Creúsa que arde al ponérselo sola
y en su cuarto cae quemada sin sentido

¿Qué has hecho, Medea, en tu desvarío?
¿Ves derramada la sangre de tus hijos?
Para vengarte de él, los mataste
y sin piedad su futuro y el tuyo cercenaste

Amor sin razón: locura, desatino.
Infausto destino




En: Mitos griegos
Permaenlace: Medea
Comentarios: 10
Leído 3825 veces.



Mar 25 Mar, 2008 GMT

Píramo y Tisbe

PÍRAMO Y TISBE.

Como decían los romanos: “nihil novi sub sole” (nada hay de nuevo bajo el sol). Pero os explicaré mejor el porqué de empezar la narración de este mito con este adagio al final.
En Babilonia, en dos casas contiguas, vivían los jóvenes Píramo y Tisbe. Bastó el verse por primera vez, para que ambos respondieran a la flecha de Eros y se enamoraran.
Pero sus pudientes y respectivas familias eran rivales, sosteniendo una guerra sin cuartel desde hacía mucho tiempo. Estando destinados a odiarse, sin embargo, contra todo pronóstico, el Amor les escogió para amarse. Una vez enterados sus padres, montaron en cólera, y levantaron un alto y robusto muro entre sus moradas, a fin de impedir todo contacto entre ellos.
Píramo cayó en una muda desesperación, a la vez que el bello rostro de Tisbe se anegó de lágrimas. Perdieron el apetito, la energía y hasta el benevolente Morfeo, dios del sueño, les era esquivo.
Desde el Olimpo Afrodita les contemplaba consternada, y con su poder abrió una brecha en la maldita pared que separaba sus vidas. A través de la oquedad, volvieron a verse a escondidas, con renovada ilusión. La vez primera que se contemplaron, después de tanta ausencia, fue tal la dicha que los invadió, que olvidaron todo dolor pasado al instante. Su existencia entera giraba alrededor de esa divina fisura abierta en el tabique, y gracias a la cual no sólo pudieron mirarse, sino también hablar sin miedos ni testigos. Semanas después las palabras cedieron el paso a los besos y a los abrazos. El tiempo transcurría, y su mutua necesidad crecía al compás, hasta volverse acuciante y urgente. Pactaron quedar de noche, debajo del árbol de los jardines que circundaban sus hogares. Tisbe llegó primero, y la impaciencia le pudo. Buscó anhelante a su amado entre unos matojos, pero entonces rugió un fiero león, con lo que huyó corriendo despavorida. Su velo cayó, y el salvaje animal lo desgarró, si bien ella salió ilesa. Cuando Píramo apareció, asimismo al no hallar a su novia bajo el árbol, se adentró en los alrededores, entonces vio la tela de Tisbe hecha pedazos y al rugiente león asomando su cabeza entre las plantas. Una súbita desolación hizo presa de él, clavándose su propia daga en el medio del corazón. Cuando Tisbe vio el cadáver, imploró a los dioses en vano que lo revivieran. Pero ante su inapelable silencio frente al funesto desenlace, la hermosa joven asió la daga, arrancándola del corazón de él, y clavándosela en el suyo propio se quitó la vida. La sangre de ambos cambió el color de la fruta de la morera que los cobijaba, y esa fue la razón por la que la mora dejó de ser blanca y se tornó encarnada.
Los dos amantes nos recuerdan mucho a los ya universales Romeo y Julieta, obra de Shakespeare que el cineasta Luhrman llevó al celuloide con bastante fidelidad a la literalidad de la misma y a su vez audazmente, trasladando la Verona de la historia a los tiempos actuales. Como les pasó a ellos: Su único amor nació de su único odio.



Romeo and Juliet: "JOIN ME", de Him

Cita:

La canción le va que ni pintada al mito, aquí la traduzco un poquito:

"Nena, disfrútame en la muerte...
Somos tan jóvenes
Nuestras vidas acaban de empezar
Y ya estamos pensando
En escapar de este mundo(...)
Y hemos esperando tanto
Tan ansiosos por estar juntos (...)
Este mundo es un lugar cruel
Y venimos a él sólo para perder siempre
Así que antes de que los llantos nos separen
Que la muerte me bendiga contigo..."



En: Mitos griegos
Permaenlace: Píramo y Tisbe
Comentarios: 5
Leído 4579 veces.



Mie 19 Mar, 2008 GMT

La historia de Níobe

La historia de Níobe
Níobe era la hija de Tántalo, castigado en en infernal Tártaro por sus fechorías y malas acciones (entre ellas, robar el néctar y la ambrosía de los dioses y ofrecer a su propio hijo como comida a los mismos, percatándose de ello la Diosa Ceres, al morder un omóplato suyo). Casada con Anfión, rey de Tebas, que construyó dicha ciudad con la magia de la música de su lira, que atraía los bloques de piedra y los movía a su vez. Tuvo según unas fuentes 7 hijos y 7 hijas y según otras, 8 vástagos de cada género.
Níobe destacaba por su belleza pero también por su orgullo. Y se jactó públicamente de su prole frente a Leto, la madre de los dioses Apolo y Diana (Sol y Luna, respectivamente). "Tengo más hijos y mejores que la propia Leto, y mi esposo construyó solo Tebas..." La diosa se sintió afrentada y encargó a sus hijos una terrible venganza.
Entre nubes negras se aproximaron Apolo y su hermana Diana provistos de sendos arcos con flechas y emprendieron la matanza de los vástagos. Uno a uno fueron cayendo muertos. Níobe trató de esconder a sus hijas, y aun así, movida por la ira, levantó su cabeza al firmamento y espetó: "Leto, mi descendencia sigue siendo más grande que la tuya". Y entonces llegó Artemisa (=Diana), y empezó a matar una a una a todas sus hijas. Cuando sólo le quedaba la menor Níobe imploró: "Dejadme al menos a ésta con vida, ¡a mi pequeña! ¡Clemencia!" Y Artemisa disparó otra de sus letales flechas...
El asesinato de los hijos de Níobe por Apolo y Diana,

Pierre-Charles Jombert

Fue entonces cuando a Níobe (personaje mitológico que aparece citado entre otras obras en "Hamlet" de Shakespeare y que a su vez da nombre a uno de los personajes de "Matrix") se quedó con la mirada petrificada en el cuerpo sin vida de la pequeña, y...
La sangre se le heló, convirtiéndose en una estatua de piedra.
(Según otra versión, la que apunta a que eran los hijos 16, sobrevivieron dos: un chico y una chica).
Un torbellino llevó a la pétrea e inerte Níobe a lo alto de una montaña... Y de su estatua en su cima brota desde entonces un manantial de lágrimas sin fin.

Niobe weeping for her children, Logan Marshall, Myths and Legends of All Nations...

Slide sobre el tema:



En: Mitos griegos
Permaenlace: La historia de Níobe
Comentarios: 1
Leído 3518 veces.



Vie 22 Feb, 2008 GMT

Bóreas: Dios del Viento del Norte

"Bóreas", Waterhouse (1903). Por el dios griego Bóreas, muestra a una muchacha azotada por el viento.

En la mitología griega , Bóreas (en griego Βορέας, ‘viento del norte’ o ‘devorador’) era el dios griego del frío viento del Norte que traía el invierno . Bóreas era muy fuerte y tenía un violento carácter a la par.

Los griegos creía que su hogar estaba en Tracia , y tanto Heródoto como Plinio describen una tierra al norte llamada Hiperbórea (‘más allá de Bóreas’) en la que la gente vivía en completa felicidad hasta edades extraordinariamente longevas.

También se decía que Bóreas había secuestrado a Oritía , una princesa ateniense , del río Iliso .

Oritía era el nombre de una hija de Erecteo y de Praxitea , reyes de Atenas , de la que el dios-viento Bóreas se enamoró ardientemente. El padre de la joven se negó a permitir esta unión, por el frío que reinaba en Tracia , donde vivía el pretendiente, y por el mal recuerdo que los reyes de este país habían dejado en Atenas. Pero lejos de disuadirle, esta negativa aumentó aún más el furor de Bóreas, que levantando terribles torbellinos de viento raptó a la princesa y la trasladó a Tracia, donde reina con él desde entonces. Allí Oritía le hizo padre de dos niños al que luego les saldrían alas, Zetes y Calais , y de dos hijas más: Quione y Cleopatra .
Según Platón esta narración evoca un suceso real, cuando una princesa ateniense fue arrojada por el viento al mar, donde murió ahogada.
El nombre de Oritía, del griego oros (montaña) y giein (sacrificar), parece hacer refencia a que la joven iba a las montañas a celebrar sus misterios mágicos.

Desde entonces, los atenienses veían a Bóreas como un pariente político. Cuando Atenas fue amenazada por Jerjes , la gente rezó a Bóreas, de quien se dice que propició vientos que hundieron 400 barcos persas. Un suceso similar había ocurrido doce años antes, y Heródoto escribe:

Ahora no puedo decir si fue esto por lo que realmente los persas fueron sorprendidos anclados por la tormenta, pero los atenienses están bastante seguros de que, al igual que Bóreas les había ayudado antes, igualmente era responsable de lo que ocurrió también en esta ocasión. Y cuando volvieron a casa construyeron al dios un altar junto al río Iliso .

Aurora, diosa romana del amanecer; Boreas, dios griego cuyo nombre da origen al viento...

Y de ahí la aurora boreal...

¿Existió Hiperbórea?

Hiperbórea ¿otro continente?

Por: Gustavo Andrew

Quien no ha escuchado las interminables leyendas de pueblos perdidos, valles poblados por dinosaurios o continentes tragados por el mar como la Atlántida. Se cree que los mitos y leyendas están basados en hechos y personajes reales, tomando esto como referencia aquí les presentamos otro continente o isla de leyenda,

Hiperbórea, que de haber existido habría ocupado una parte de las regiones árticas actuales, antes de la modificación del eje terrestre, que implicó la segunda glaciación universal.

Groenlandia, Islandia y las islas de Spitzberg serían los vestigios geológicos de ese fabuloso continente hiperboreal, que disfrutaba de un clima tropical, con una vegetación extraordinaria. Los importantes yacimientos de carbón fósil bajo el hielode estas islas, demuestran que ahí se desarrollo una exuberante vegetación. Irónicamente, Groenlandia significa literalmente, "tierra verde", una prueba más de que tuvo un clima que permitía la vegetación, algo que hoy es imposible debido a su baja temperatura.

Esta civilización debió florecer hace más de 60 mil años durante el último período interglaciar. Cuando las alteraciones climáticas la fueron convirtiendo en una región inhóspita, en un proceso gradual que debió llevar siglos. Sus habitantes emigraron hacia el sur poblando las diversas regiones del planeta. En el siglo XVI, el interprete francés Guillaume Postel, afirmaba que el Paraíso se encontraba bajo los hielos del ártico. En la tradición germánica el edén nórdico se llama Asgard que fue asolado por cataclismos de nieve, viento y hielo, que denominaron Ragnarók, el "ocaso de los dioses". En tanto que las tradiciones de la India está mencionada Shveta-dvipa, la "Isla del esplendor" situada en el Norte. Isla luminosa y sede de Vishnú cuyo emblema es la esvástica.

Los griegos conservaron el recuerdo de esta "Tierra del Sol Eterno" que se extendía "más allá del dios Bóreas", señor del frío y de las tempestades. Piteas de Marsella, intrépido navegante y renombrado sabio, en el siglo V a. C. Llegó a una tierra que toca el círculo ártico. Los habitantes de esas islas le declararon que si navegaba un día entero hacia el Norte, encontraría "el mar sólido". Aquella isla a donde había arribado Piteas se llamaba Thule y las noches duraban casi 24 horas en el período del solsticio de verano, y todo lo contrario ocurría en el solsticio de invierno.

Se supone que Thule era la actual Islandia, donde vivían aún en plena época clásica griega, un pueblo de raza blanca, emparentado con los helenos. El historiador griego Diodoro de Sicilia los llama hiperbóreos y les asigna como dominio una isla de "una extensión igual a la de Sicilia", lo cual puede aplicarse perfectamente a Islandia. Y dice: "El suelo de esta isla es excelente, y tan noble por su fertilidad que produce dos cosechas al año". También escribió que allí nació Latona o Leto, la madre de Artemisa y Apolo, es por este motivo que sus habitantes veneran particularmente a Apolo. Su ciudad está consagrada al dios Apolo y el gobierno de la Hiperbórea está a cargo de reyes llamados Boréadas, los descendientes y sucesores de Bóreas. Éste, era el dios de los vientos del norte, hijo del titán Astreo y de la diosa Aurora.

PD: Friedrich Nietzsche reivindica en su obra su condición de hiperbóreo, más allá de los límites conocidos, en contraposición al pensamiento homogéneo de la época en cuestiones morales y filosóficas.



En: Mitos griegos
Permaenlace: Bóreas: Dios del Viento del Norte
Comentarios: 7
Leído 9709 veces.



Mie 20 Feb, 2008 GMT

Diosa Iris

"Como cae de las nubes la nieve o el helado granizo,
a impulso del Bóreas, nacido en el éter;
tan rápida y presurosa volaba la ligera Iris"
(Ilíada, Canto XV)
La Diosa Iris:
Aprender a tener un corazón equilibrado.
Iris, esposa de Céfiro, el viento del oeste, es la Diosa del Arco Iris; así como Hermes es el mensajero de Zeus, Iris lo es de Hera, la esposa de aquél.
Su arco iris representa la alianza entre los dioses y los mortales, así como el fin de la tormenta. Simboliza el sentimiento, mas no la emoción visceral.
Portaba un jarro con aguas del mismísimo lago Estigia, el lago de los muertos, que hacía beber a los perjuros condenándoles con ello a un sueño eterno o sin fin.


En: Mitos griegos
Permaenlace: Diosa Iris
Comentarios: 39
Leído 12812 veces.



Mie 13 Feb, 2008 GMT

Aurora y Titón

El amanecer
eternamente joven
te saluda fiel

(Haiku)

AURORA Y TITÓN

La bellísima y rubia diosa del amanecer, Aurora, que preparaba todos los días del mundo el camino a Apolo, el dios del sol, para que todo lo iluminara, se enamoró del joven príncipe troyano Titón.

Cauta, pidió permiso a los dioses para desposarse con él, y una vez concedido solicitó para el que ya iba a ser su esposo la vida eterna, para que como ella, nunca murieran y estuvieran siempre juntos. Aurora, como todos los dioses, nunca envejecería: siempre permanecería joven e inmortal.

Pero Titón fue madurando hasta llegar a la senectud (craso error de la risueña Aurora: pidió para su consorte vida eterna pero no edad inmortal), y al no morir nunca, como resolvieron los dioses, fue precipitándose hacia la más triste decrepitud.

Aurora perdió su risa, y apática abría todas las mañanas los cielos a Apolo. Reparó en que ya sólo lo que amaba en su marido no era sino un recuerdo, una figura que ya sólo existía en su memoria, pues no soportaba al anciano en que se había convertido su otrora vigoroso marido. Por demás, le atormentaba el hecho de verle abocado a un deterioro progresivo sin fin, pues no podía morir.

Para evadirse comenzó a frecuentar el monte Himeto, en el que halló a un joven cazador, Céfalo, del que se enamoró apasionadamente y al que finalmente haría su amante.

Esta historia nos hace reflexionar sobre el paso del tiempo, y sobre todo, si el amor puede resistir su feroz embestida. Tal vez si hubiese pedido para su esposo juventud sempiterna, otro hubiera sido el desenlace.

Inmortality, Celine Dion



En: Mitos griegos
Permaenlace: Aurora y Titón
Comentarios: 7
Leído 6010 veces.



Dom 10 Feb, 2008 GMT

El juicio de Paris (concurso de belleza entre Diosas...)

“…Los hombres imitan
máximamente a los dioses
cuando hacen el bien, o bien, sería más
exacto decir, cuando son felices…”

Estrabón

El juicio de Paris (o un concurso de belleza entre diosas...O el origen mismo de la Guerra de Troya...)

En la antigüedad mítica se celebraron unas importantes bodas a la que estaban invitados dioses y mortales. Los contrayentes eran Peleo y Tetis , un mortal y una diosa, lo que explica la afluencia de invitados. Tetis, una nereida , hija de Nereo, antiguo y anciano dios del mar, era, por tanto, una divinidad marina e inmortal y Peleo , discípulo del centauro Quirón , era el afortunado mortal que tenía el privilegio de casarse con una diosa. (Otro día profundizaremos en el mito de Tetis)

Pero no todos habían sido invitados a la fiesta: la diosa Éride (Discordia) quiso hacer notar su ausencia y se presentó en la fiesta con una manzana de oro que tenía grabada la siguiente frase: "Para la más bella". Lanzó la manzana sobre la mesa donde se sentaban los dioses y se fue.

(De ahí viene la expresión "ser la manzana de la discordia", o sea, ser el origen de una discusión)

Tres de las diosas presentes en el banquete, Hera-Juno , Atenea-Minerva y Afrodita-Venus , se creyeron merecedoras del título y se lanzaron a por la manzana. La enojosa situación que se produjo entonces no tenía fácil solución y ni el mismo Zeus-Júpiter quiso intervenir en una decisión tan comprometida.

img523/7019/400diosasze3.jpg

Las tres diosas q lucharon por poseer el título a la más bella del Olimpo.

Además creo q estaría bien hablar un poquito de ellas, así q allá va: por orden, de izquierda a derecha, vemos a Atenea, Hera y Afrodita:

ATENEA/MINERVA:
Nace de la cabeza de Zeus que previamente se había tragado a la primigenia diosa de la previsión Metis. Es la diosa de la inteligencia teórica y práctica. Preside la guerra tácticamente organizada y las actividades artesanales bien ejecutadas, como la artesanía. Es diosa consejera y protectora de las instituciones políticas de la ciudad, especialmente de Atenas de quien es protectora además de darle el nombre. Es una diosa virgen. Su animal representativo es la lechuza y el árbol es el olivo por haber enseñado a los hombres a cultivarlo. Proteje especialmente a todos los héroes, especialmente a Odiseo-Ulises.

HERA/JUNO:

Hija de Cronos y Rea. Hermana y a la vez esposa legítima de Zeus. Es la diosa del matrimonio. Se la representa con diadema y a veces cetro, como soberana del Olimpo. Siempre malhumorada, pendiente de las aventuras amorosas de su regio esposo y maquinando venganza contra las amantes y los hijos de éste. El animal que la representa es el pavo real.

AFRODITA/VENUS:

Es la diosa del amor y de la belleza. Según una versión nace de la espuma del mar y sería por tanto diosa primigenia anterior a Zeus. Según Homero es hija de Zeus y la titánida Dione y por ello acata los designios del soberano como los demás dioses. Le fue asignado por esposo el más feo de los dioses, Hefesto, pero le es infiel con dioses y mortales.
Sus amores más célebres son los que siente por Ares y por Adonis. Su culto principal lo tiene en la isla de Chipre, donde había nacido. Su carro va tirado por palomas o aves pequeñas. Siempre la acompaña Eros-Cupido, su hijo según una versión. En su cortejo están las Gracias, diosas del encanto y la belleza.



Encargó a su fiel hijo Hermes-Mercurio que condujese a las tres diosas al monte Ida , en la llanura de Troya , y se las presentase a Paris , bello joven, hijo del rey Príamo de Troya, que pastoreaba los rebaños reales en aquel lugar. Él debía ser el encargado de dirimir el pleito, según voluntad de Zeus , y así se lo explicó el dios mensajero Hermes al asustado joven.

Durante el juicio cada diosa hizo valer sus méritos al título pero además le prometieron a Paris beneficiosos dones si éste fallaba a su favor. Hera se comprometió a hacerle soberano de toda el Asia. Atenea le ofreció la prudencia y la victoria en todos los combates y Afrodita le brindó el amor de la mortal más hermosa de Grecia, Helena de Esparta.

Paris dio la manzana a Afrodita , granjeándose así la fiel protección de la diosa para él y los suyos para siempre, y la enemistad de las otras dos diosas lo que quedará reflejado en la Guerra de Troya .



En: Mitos griegos
Permaenlace: El juicio de Paris (concurso de belleza entre Diosas...)
Comentarios: 20
Leído 14365 veces.



Jue 31 Ene, 2008 GMT

Perseo

Perseo: "el destructor"
En la historia de Perseo, confluyen diversos elementos: el destino, la heroicidad, y el amor.
La bellísima madre del héroe, Danae, es encerrada por su propio padre, Acrisio, rey de Argos, pues una profecía ha dictaminado que su propio nieto, sangre de su sangre, el primer hijo varón de su hija, le matará "fatalmente".
El mujeriego Zeus, padre de todos los dioses, se prenda de la hermosa muchacha, y aun encarcelada, y en forma de lluvia de oro va a visitarla; se produce su seducción y cayendo sobre ella, concibe a Perseo.
Cuando Acrisio se entera, aterrado por el cumplimiento de la profecía, los arroja a ambos, madre e hijo, al mar en un arcón de madera.
Zeus, desde el Olimpo, cuida a Perseo y a Danae, y les envía unos vientos favorables que les permiten llegar a buen puerto: una isla regida por Polidectes, que a su vez, empieza a desear en cuanto el niño crece a la hermosa Danae, quien es complementamente reacia a sus deseos y requerimientos. Para librarla de la protección de su hijo, convertido ya en valeroso y fuerte varón, lo manda a una empresa de la que tiene la certidumbre que no volverá con vida: matar a una de las Gorgonas, en este caso a Medusa, cuya mirada mata a todos los hombres que la miran a su vez a los ojos.
Una vez más, el hijo de Zeus es auxiliado esta vez por los dioses Hades, dios del inframundo: que le regala un casco mágico de la invisibilidad. Hermes, que le dona unas sandalias aladas. Atenea, que le entrega una espada y un escudo. Gracias a este último presente de la diosa de la sabiduría, Perseo da muerte a Medusa y le arranca su cabeza, viéndola en el reflejo del escudo de Atenea. Desde este momento, la cabeza arrancada de Medusa pasa a formar parte del escudo de Palas, pues tras su victoria Perseo devuelve los regalos a los dioses benefactores.
Gracias a la cabeza de medusa, liberará a su amor, Andrómeda, del monstruo marino que iba a devorarla: Ceto, estando la misma encadenada a una roca cuando la encuentra por casualidad volando a lomos de su caballo, Pegaso.
El destino se cumple: jugando en una competición atlética se le escapa un disco lanzado muy lejos (casado ya con Andrómeda, con la que tuvo seis hijos), el cual va a dar contra la cabeza de su abuelo Acrisio, muriendo éste en el acto.
La película "Furia de Titanes" desarrolla la historia de Perseo.


En: Mitos griegos
Permaenlace: Perseo
Comentarios: 5
Leído 6307 veces.



Página 1 de 2. Total : 32 Artículos.